Necesitamos un Govern normal

Si yo tuviera que dar un consejo a Miquel Iceta -o si lo hubiera, cualquier otro candidato de un partido con intención de ser alternativa a ERC y JxC- tendría claro, al menos el lema de la campaña electoral: Necessitem un Govern normal. Si en Catalunya la gente normal aún es mayoría tiene la victoria asegurada. La alternativa a este desastre solo puede ser un Govern normal. Un Govern que se preocupe cuando miles de empresas deciden irse de Catalunya, un Govern que no aproveche una pandemia para hacer propaganda, en definitiva, un Govern que no desdeñe la gestión, porque su reino no sea de este mundo, o su república no sea de este estado.

Han bastado semanas con todas las competencias de sanidad y salud pública en manos de la Generalitat para que se derrumbara todo el discurso nacionalista del lamento y el supremacismo. El Govern de JxC y ERC ni lo hubiera hecho mejor ni tampoco lo hubiera hecho antes. No nos mataba ni España ni Madrid, si no un virus del que todos los países occidentales relativizaron su peligro. Seguramente nuestra soberbia de primer mundo occidental nos hizo pensar que los países asiáticos tenían peores sistemas sanitarios que el nuestro, y podríamos soportar sin problemas al virus. Las autoridades sanitarias recomendaron únicamente lavarse las manos. No hace falta recordar lo que fueron aquellos negros meses de marzo, abril y mayo en los que perdimos a miles de personas sin que sus familiares pudieran acompañarles ni despedirles, abandonamos a decenas de miles de nuestros mayores en residencias a las que llegaban los militares para descubrir decenas de cuerpos, nuestra economía colapsó y millones de trabajadores autónomos y los de la economía sumergida cayeron en una crisis que nos advierten que será larga.

Sin embargo, parecía que habíamos aprendido la lección. Mascarilla, distancia e higiene de manos son medidas correctas, pero la responsabilidad individual no puede sostener el control de la epidemia. Hace falta reforzar la atención primaria, poder hacer pruebas PCR a todos los posibles contagios en 24 horas y una red de rastreadores para localizar, testear y aislar al máxima los posibles contactos contagiados. En Alemania se recomienda reforzar el sistema de salud pública con 5 rastreadores para cada 20.000 habitantes. En Catalunya necesitaríamos unos 1.900. Parece que en teníamos solo 120.

Seguramente no sea todo culpa de la Generalitat. Habrá que revisar el sistema nacional de salud y el de salud pública, también desde el prisma de que un sistema federal es tan antónimo de un sistema centralizado como de un reino de taifas. Lo federal implica descentralización para acercar la administración al territorio y al ciudadano, pero también requiere homologabilidad y cooperación común.

Sin embargo, nadie aquí duda de que la gestión de la Generalitat ha sido un completo desastre. Los partidos del Govern llevan 10 años a otra cosa distinta a la de gobernar. Cuando les ha llegado la oportunidad de demostrar que son mejores, que gestionan mejor, que son más europeos, más eficaces, más científicos, el edificio tarda poco en derrumbarse. Saldrán con alguna excusa, que si Madrid, que si el expolio fiscal o que si el perro se les ha comido los deberes. Excusas que cada vez convencen menos, porque la gente normal, al final, es mayoría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s